Inteco: Reutilización de residuos mineros con impacto en la agricultura

Volver a inicio

Facebook
Twitter
LinkedIn

• La innovación en la industria del cobre puede jugar un rol protagónico frente a la emergencia climática que estamos viviendo. Incluso, puede contribuir a ser un aporte a la economía circular de nuestro país y región de Tarapacá.

• Inteco es una empresa activa con el quehacer de la industria y con los lineamientos de la Asociación de Industriales, lo que les ha permitido posicionarse como un referente del rubro.

Por Paola Fernández Chamaca
La región de Tarapacá y la macrozona norte, forman parte del ecosistema de economía circular y la industria 4.0.

En esa línea, la empresa tarapaqueña Innovación y Tecnologías del Cobre ( Inteco), adquiere un rol importante consiste en reducir, reciclar, reutilizar, recuperar los productos y residuos generados por los procesos industriales. En la práctica, implica reducir los residuos al mínimo y extender el ciclo de vida de los productos. Esto incluye la prevención y reducción de su generación, su valorización económica, su aprovechamiento máximo y su disposición final adecuada para reducir el impacto ambiental, promoviendo un modelo de economía que incorpore el eco diseño, la reutilización, reciclaje y valorización.

En ese sentido, Jaime Araneda, Gerente General de Inteco, explicó que “procesamos la chatarra de cobre (Scrap) y/o el concentrado de cobre residual, generados en todo proceso minero que produce cobre en forma de cátodos o concentrado, transformándolos en nuevos productos con mayor valor agregado que aportan beneficio a las mismas u otras áreas de la economía”.

Beneficios

Desde cualquier posición o punto de vista con que se analice, podemos estar seguros que aplicar Economía Circular a cualquier proceso productivo, conlleva beneficios variados y transversales. Por ende, Inteco, ayuda por muy mínima que parezca la medida, a resolver la crisis ambiental y climática evitando que el destino final de los descartes de scrap o concentrados residuales sean las fundiciones.
Además, el Gerente General, agregó que la empresa brinda apoyo a las empresas mineras, dueñas y generadoras del residuo a resolver sus problemas para dar cumplimiento a sus Políticas de Responsabilidad Social, pero también a la entidad del Estado que regula estas materias en el marco de la Ley.

Entre otros aspectos, tratar los residuos aplicando Economía Circular, permite a las empresas establecer y mejorar su métrica ambiental (huella de carbono). Dicha métrica es utilizada por las empresas para medir su impacto sobre el medio ambiente y establecer estrategias para reducirlo y dar trazabilidad de sus residuos.


Por otro lado, los nuevos productos obtenidos pueden ser reutilizados (devueltos) directamente al proceso minero, pero además, el modelo puede ser extrapolado para que otro segmento de industrias se vean beneficiadas, como es el caso especial de la industria agropecuaria, entre muchas otras.


Innovación

La innovación de procesos implica la implementación de un método de producción nuevo o significativamente mejorado para conseguir resultados de manera más efectiva aportando a la cadena de valor, y en este sentido, sobre todo por las actuales por las circunstancias, Inteco, concentra en hacer de la producción del cobre procesos sostenibles y sustentables, ya que con el correr del tiempo es más costoso, competitivo y exigente obtener el mineral.

“Sin embargo y mientras se produzca cobre, inevitablemente se generarán residuos, lo que posibilita y abre nuevas oportunidades para que éstos sean recuperados localmente trayendo consigo un mayor desarrollo”, acotó Araneda.

Asimismo, el Gerente General, añadió que uno de los objetivos de Inteco, es ser distintivos ante los clientes y por ello, se destacan con el aporte de ideas o soluciones innovadoras

Desafíos

De acuerdo a Jaime Araneda, uno de los desafíos que tiene la empresa tarapaqueña, es que a corto plazo puedan contar con el apoyo necesario a fin de escalar a nivel industrial, debido a que hoy lo han logrado, pero a nivel piloto.

“Desde el año pasado, tenemos firmado un convenio con Collahuasi y hemos trabajado desarrollando a escala piloto un proceso que permita lixiviar el concentrado de cobre residual obtenido desde parte de uno de sus procesos. Hoy, estamos ad-portas de pasar a la fase de análisis de los resultados por parte de laboratorios externos. Al respecto, estamos muy optimistas, ya que hemos hecho algunas pruebas internas con apoyo de la UNAP y hemos comprobado que estamos muy próximos a alcanzar la formulación precisa para conseguir el resultado que todos esperamos, expectativa no menor ya que de comprobarse el éxito de aquello, podría tener un impacto significativo en las operaciones mineras”, explicó Araneda.

A ello, se suma que la empresa posee ( y de manera preliminar) recientemente un convenio colaborativo con INACAP, que busca el apoyo compartido para el desarrollo de las materias ya señaladas con la participación y práctica de alumnos que están en su fase final de estudios. Además y de acuerdo a las declaraciones de Araneda, el pasado mes de enero, se firmó un Convenio de Colaboración con la Universidad Autónoma de Temuco, donde se estableció un acuerdo para trabajar en la investigación de nuevos materiales y productos elaborados a partir del tratamiento de los residuos del cobre, que beneficien al sector hacia una agricultura ecológica y sustentable, aplicando agro nanotecnología a los distintos sistemas de cultivos de esa Región.

“Esto es inédito ya que conecta a varias organizaciones y hace que converjan dos industrias diametralmente opuestas pero donde ambas se verían beneficiadas. Por un lado, la Minería que al tratar sus residuos apoyamos al cumplimiento de sus políticas de Responsabilidad Social y por otro, La Agropecuaria ya que el destino de los residuos pero convertidos en nuevos productos, ayudaría a resolver la crisis actual que tienen los agricultores de la zona sur del país y también la de nuestros pueblos de Tarapacá. En este sentido, también es un desafío para la AII, ya que desarrollaría lazos con otras asociaciones gremiales..”.

¿Se imagina que en un mediano plazo el sector agrícola de la Región y de otras, vean incrementada su productividad como consecuencia de utilizar productos obtenidos del cobre residual?

Jaime Araneda concluye expresando que cree que hay que observar el avance que han tenido otros países en cuanto a Nanotecnología, que por lo demás, no siendo productores de cobre han invertido y trabajado mucho en la investigación. A modo de ejemplo, su aplicación en industrias tales como la aeronáutica, automotriz, electrónica, industria cosmetológica, textil; industrias de la pintura, medicina en general, odontología, también en la industria farmacológica y química (fabricantes de productos sanitizantes y desinfectantes), entre muchas otras.